que es la banca privada

¿Qué es la banca privada?

Quizás haya escuchado hablar de la banca privada pero no tiene claro qué es y cuál es la diferencia con la banca tradicional. Suele estar ligada a adjetivos como exclusivo o personalizado, pero realmente ¿qué es la banca privada? De manera resumida, podríamos decir que la banca privada es un servicio financiero altamente especializado y personalizado dirigido a personas con un elevado patrimonio y corporaciones de gran tamaño que buscan rentabilizar su patrimonio. En este artículo profundizamos un poco más en el concepto de este tipo de servicio, quién puede acceder a él y cómo funciona la banca privada.

Introducción a la banca privada

La banca privada ofrece a personas con un alto capital la posibilidad de acceder a servicios de gestión y planificación del patrimonio y asesoramiento financiero muy especializados y totalmente personalizados con el objetivo de protegerlo e incrementarlo. 

Los servicios de banca privada pueden ser ofrecidos por bancos tradicionales que crean divisiones o departamentos específicos dentro de sus organizaciones, o bien por entidades que se dedican en exclusiva a esta actividad. Pero ¿cómo funciona la banca privada y quién puede acceder a ella?





    Cómo funciona la banca privada

    La banca privada se caracteriza por ofrecer un servicio totalmente personalizado por lo que es imprescindible partir de un estudio detallado del cliente para definir su perfil financiero. Así, se estudia la situación de su patrimonio, sus objetivos de inversión y rentabilidad, su situación fiscal o su perfil de riesgo, entre otras cosas, para poder establecer una estrategia financiera a la medida del cliente.

    Los servicios y productos de la banca privada

    Para desarrollar la estrategia financiera, la banca privada cuenta con una serie de servicios que no están disponibles en la banca tradicional y que permiten a los clientes alcanzar los objetivos fijados. Entre estos servicios podemos destacar la gestión y planificación del patrimonio, inversiones financieras e inmobiliarias, acceso a ventajosos fondos de inversión o planificación intergeneracional.

    Otros servicios ofrecidos habitualmente por la banca privada son los de family office y de inversión a través de Sociedad de Inversión de Capital Variable, las conocidas como SICAV. Vamos a profundizar un poco en estas opciones.

    Los servicios de family office ofrecen una gestión del patrimonio con un enfoque integral, teniendo en cuenta las necesidades de una familia a medio y largo plazo. Se trata de un servicio dirigido generalmente a familias empresarias con un importante patrimonio financiero e inmobiliario que necesitan asesoramiento personalizado para gestionarlo, protegerlo y hacerlo crecer.

    Las SICAV son sociedades anónimas de inversión colectiva que captan fondos para luego gestionarlos e invertirlos. Los inversores de las SICAV se benefician de la diversificación de su cartera y del trabajo y conocimiento de unos gestores altamente especializados. Hay que tener en cuenta que la forma más habitual de acceder a las SICAV es a través de la banca privada, ya que están dirigidas a personas con un patrimonio elevado. 

    La relación entre el cliente y el banquero privado

    La relación entre el cliente y el banquero privado se basa en la confianza. No puede ser de otra forma, ya que el cliente está poniendo en las manos de su banquero el futuro de su patrimonio y generalmente el de toda su familia. La banca privada, como hemos ido viendo a lo largo de este artículo, se caracteriza por ofrecer un servicio totalmente personalizado. El cliente tiene contacto directo con su asesor financiero personal, quien le informa periódicamente de la evolución de su patrimonio y le aconseja sobre sus inversiones. Pero este servicio exclusivo no está al alcance de todo el mundo.

    banca privada requisitos

    Requisitos para acceder a la banca privada

    Vamos a centrarnos ahora en los beneficios de la banca privada y los requisitos para acceder a ella.

    Perfil del cliente de banca privada

    La banca privada tiene su origen en la gestión de patrimonio personal de la monarquía ya en el siglo XVIII, lo que nos permite hacernos una idea del perfil de sus clientes. Lógicamente el sector ha evolucionado a lo largo de los años, pero el cliente de la banca privada sigue teniendo la misma esencia. Se trata de personas, familias o corporaciones con un patrimonio elevado, que buscan no solo protegerlo y mantenerlo, sino también incrementarlo a través de una gestión eficiente y productos de inversión exclusivos.

    Dado que la banca privada ofrece un servicio totalmente a medida, la estrategia se adaptará a cada cliente, teniendo en cuenta sus objetivos y perfil de riesgo. En este sentido, cada cliente es totalmente diferente y, por tanto, recibe un trato diferenciado e individualizado.

    Beneficios en impuestos sobre la renta de origen extranjero y dividendos

    La diversificación de la inversión en mercados internacionales es una de las ventajas de la banca privada, ya que además de reducir el riesgo y ampliar las oportunidades de obtener mejores rendimientos, permite beneficiarse de las legislaciones fiscales más favorables de otros países y reducir así la carga fiscal. Algunas jurisdicciones eximen, por ejemplo, del pago de impuestos sobre los dividendos y las rentas de origen extranjero, o aplican tasas muy bajas.                            

    En este sentido, los asesores de la banca privada estudian cuáles son las mejores alternativas para que sus clientes puedan obtener el máximo beneficio de su patrimonio siempre dentro de la legalidad. Así, algunos de los servicios más demandados son los de banca privada en Suiza o los de banca privada en Curazao.

    como funciona la banca privada

    Monto de inversión y nivel de patrimonio requerido

    El acceso a la banca privada está restringido a personas con un nivel de patrimonio elevado. La cantidad mínima exigida puede variar en función de cada entidad y lugar, pero puede oscilar entre los 300.000€ y 1.000.000€.

    Otros aspectos a considerar para acceder a la banca privada

    Es importante señalar que el servicio de banca privada tiene un coste. Cada organización tiene sus propias tarifas, pero habitualmente se sitúa entre el 1 y el 2% del volumen de la cartera del cliente. Hay que tener en cuenta que a este coste se pueden las tasas de otros servicios no incluidos.

    En definitiva, la banca privada es un servicio de gestión del patrimonio que se caracteriza por una atención 100% personalizada y el acceso a productos de inversión exclusivos que no están disponibles en la banca tradicional, y está dirigido exclusivamente a personas con un elevado nivel de patrimonio.

    CATEGORÍAS





      RECIENTES
      Abrir chat
      ¿Le podemos ayudar?
      Hola👋

      Le ofrecemos una consultoría de 30 minutos GRATIS con un especialista. Déjenos su mail o teléfono y le enviamos pdfs con información exclusiva