sociedad patrimonial

Sociedad patrimonial: Qué es, ventajas y fiscalidad

La sociedad patrimonial es una persona jurídica cuyo objetivo es administrar un patrimonio, por lo que la mayor parte de sus activos está formado por valores o bienes inmuebles. Una entidad patrimonial no es un tipo de estructura societaria específica, sino que cualquier tipo de sociedad pasa a serlo cuando más de la mitad de sus activos no se dedica a actividades económicas. En este artículo vamos a ver cuáles son las características de una sociedad patrimonial, sus requisitos y ventajas.

¿Qué es una sociedad patrimonial y cómo funciona?

Una sociedad patrimonial es una organización que se dedica a administrar un patrimonio, que pueden ser valores o bienes inmuebles, y que no tiene una actividad económica o mercantil. Es decir, estamos hablando de una entidad que no produce bienes ni ofrece servicios, sino que únicamente gestiona una serie de activos.  

Definición y características de una sociedad patrimonial

Según la Ley del Impuesto de Sociedades, se entiende por entidad patrimonial aquella que no realiza una actividad económica y en la que más de la mitad de su activo esté constituido por valores o no esté afecto a una actividad económica.

Por tanto, una sociedad patrimonial está definida por la composición de su activo. De esta forma, en el momento en que esa estructura cambia y deja de cumplir los requisitos establecidos, deja de ser considerada como una entidad patrimonial. Es decir, el concepto de sociedad patrimonial no existe en el Registro Mercantil, sino que únicamente cobra relevancia en el ámbito fiscal. Por ello, cualquier tipo de estructura societaria puede llegar a tener en un momento dado la consideración de entidad patrimonial si más de la mitad de sus activos están formados por valores o bienes inmuebles.





    Diferencia entre sociedad patrimonial, entidad patrimonial y holding patrimonial

    Los términos sociedad y entidad patrimonial se utilizan como sinónimos. De hecho, como acabamos de ver, la Ley del Impuesto de Sociedades habla de entidades patrimoniales para referirse a las sociedades que no realizan una actividad económica.

    Sin embargo, sí es necesario distinguir entre sociedad o entidad patrimonial y holding patrimonial. La diferencia entre ambas radica en que mientras que la sociedad patrimonial no realiza ninguna actividad económica, se considera que el holding sí. Según la normativa, a la hora de definir la composición de los activos de una posible sociedad patrimonial no computan como valores los que supongan un mínimo del 5% del capital de una entidad y se retengan durante al menos un año para dirigir y gestionar la participación.

    Recordemos que en este blog ya dedicamos un artículo a analizar qué es un holding empresarial en el que veíamos que se trata de un grupo de empresas en el que una de ellas actúa como matriz o sociedad dominante. Su objetivo es la administración de las entidades que forman parte del holding y se considera, por tanto, que está sujeta a actividades económicas. Entre los tipos de holding empresarial se encuentran los holding puros, que no desempeñan una actividad empresarial, y los mixtos, que lleva a cabo una actividad económica y presta servicios remunerados con vistas a maximizar su productividad.

    Creación y requisitos para una sociedad patrimonial

    Una sociedad patrimonial no es un tipo de estructura societaria específico, sino que es una entidad empresarial que cumple unos requisitos concretos en cuanto a la composición de su activo.

    Pasos para crear una sociedad patrimonial y consideraciones legales

    Una entidad patrimonial puede tener la forma legal de cualquier empresa.  Pasará a denominarse sociedad patrimonial cuando más de la mitad de sus activos sean valores o bienes inmuebles y, por tanto, se considere que no se dedica a una actividad económica o mercantil. Por lo tanto, no hay unos pasos establecidos para crear una sociedad patrimonial, sino que hablamos de organizaciones ya constituidas legalmente que cumplen una serie de requisitos.

    Entre las consideraciones legales de este tipo de sociedad, hay que señalar que para calcular el porcentaje del patrimonio dedicado a una actividad económica se utilizan los balances trimestrales de cada ejercicio y las cuentas consolidadas en el caso de un grupo de empresas.

    No computan como actividad económica los arrendamientos si la sociedad no tiene empleados dedicados a esta actividad. Es decir, una sociedad patrimonial no puede contratar a ningún empleado para realizar labores en ella. Tampoco cuentan como valores los que se tengan por obligación legal, los que sean consecuencia del desarrollo de actividades económicas, los originados por una sociedad de valores en el ejercicio de su actividad, ni los que concedan un mínimo del 5% del capital de una entidad y se mantengan durante al menos un año.

    ventajas sociedad patrimonial

    Ventajas y beneficios de una sociedad patrimonial

    La creación de una sociedad patrimonial permite proteger el patrimonio y aporta algunas ventajas fiscales, especialmente interesantes en el caso de una sociedad familiar patrimonial. Ya hemos visto que el factor principal no es cómo crear una sociedad patrimonial, sino que esta no puede dedicar más de la mitad de sus activos a actividades económicas. Los términos sociedades patrimoniales y fiscalidad están muy relacionados ya que este tipo de sociedad únicamente tiene sentido desde el punto de vista fiscal. Vamos a analizar a continuación cuáles son sus ventajas.

    Protección y gestión de activos en una sociedad patrimonial

    Estas sociedades sin actividad económica se constituyen con la intención de gestionar grandes patrimonios, habitualmente de carácter familiar. La creación de una entidad de este tipo permite separar el patrimonio personal del empresarial, lo que protegería los activos personales en caso de problemas de la empresa.

    Estas sociedades sin actividad económica también facilitan la sucesión y planificación patrimonial. Así, en el caso de las herencias la gestión será más eficiente si existe una entidad patrimonial.

    Fiscalidad y beneficios fiscales de las sociedades patrimoniales

    Entre las ventajas de la sociedad patrimonial destacan las de tipo fiscal. Podríamos resumirlas en las siguientes:

    • Tributación en el impuesto de sociedades al tipo general del 25%, en lugar de en el IRPF que puede llegar a alcanzar el 45%.
    • La sociedad patrimonial no paga el impuesto de sociedades por los inmuebles improductivos, mientras que una persona física sí debe tributar en el IRPF por otras viviendas que no sean la habitual.
    • Los gastos de la sociedad son deducibles en el impuesto de sociedades.
    sociedades patrimoniales fiscalidad

    Sociedad patrimonial familiar: preservando el legado familiar

    Las sociedades patrimoniales son especialmente interesantes para familias con un elevado patrimonio cuyos miembros se encargan de gestionarlo, ya que pueden beneficiarse de las ventajas fiscales que hemos visto anteriormente y se facilita la preservación y sucesión del legado familiar.

    En estos casos también es habitual la constitución de un holding familiar, cuya actividad es la gestión y control de diferentes empresas con actividad económica.

    Características y ventajas de una sociedad patrimonial familiar

    Ya hemos visto que los para crear una sociedad patrimonial los requisitos tienen que ver básicamente con la composición de sus activos. Al no tener como fin la realización de una actividad económica, estas entidades no pueden contratar personal para la gestión de sus bienes, pero sí pueden obtener un beneficio económico por ellos. Por tanto, las sociedades patrimoniales se ajustan perfectamente a las necesidades de familias con grandes patrimonios que gestionan ellos mismos.

    Normalmente se trata de sociedades de tenencia o alquiler de inmuebles, aunque también podemos encontrar entidades patrimoniales de tenencia de valores. En todos los casos, se pueden beneficiar de las ventajas fiscales que veíamos anteriormente. En este punto es importante aclarar que, en general, los beneficios fiscales de las sociedades patrimoniales van a depender del volumen del patrimonio, por lo que es aconsejable estudiar cada caso particular para conocer si es más ventajoso crear una sociedad o que sea gestionado a nivel particular.

    Consideraciones especiales para la gestión y sucesión en sociedades patrimoniales familiares

    Las sociedades patrimoniales facilitan el proceso sucesorio y de herencia, ya que al incorporarse todo el patrimonio a una sociedad es más sencillo planificar la sucesión a las siguientes generaciones de una manera eficiente.

    En resumen, las sociedades patrimoniales ofrecen diferentes ventajas, especialmente de carácter tributario, para la gestión de grandes patrimonios. Por sus características, este tipo de entidades se ajusta a las necesidades de familias con patrimonio elevado que se dedican a su gestión y explotación. No obstante, es importante contar con asesoría fiscal especializada para conocer si la sociedad patrimonial es la figura más adecuada, ya que por sus particularidades tiene algunas limitaciones.

    CATEGORÍAS





      RECIENTES
      Abrir chat
      ¿Le podemos ayudar?
      Hola👋

      Le ofrecemos una consultoría de 30 minutos GRATIS con un especialista. Déjenos su mail o teléfono y le enviamos pdfs con información exclusiva