proteccion de activos intangibles

Protección de activos intangibles

Vivimos en la era del conocimiento y como tal, parte del éxito de una empresa radica en sus ideas y en su capacidad para generarlas, transmitirlas o crear productos y servicios a partir de ellas. Así, la protección de los activos intangibles se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios de las organizaciones empresariales. Los elementos inmateriales de una empresa, como las marcas, los contratos, los derechos de propiedad intelectual, las patentes o su propia reputación, constituyen un valor en sí mismo.  

Elementos inmateriales de una empresa

Los elementos inmateriales de las empresas no solo han crecido, sino que también se han transformado notablemente en las últimas décadas. La tecnología ha supuesto un cambio significativo. La información y el conocimiento juegan ahora un papel muy relevante, lo que ha provocado que los elementos intangibles hayan ganado importancia.

Definición y ejemplos de elementos intangibles de una empresa

Los elementos intangibles de una empresa son los activos no materiales, aquellos que no adoptan forma física, pero que sí tienen valor económico. Así, podemos considerar como elementos intangibles las patentes, las marcas comerciales, las licencias, los secretos empresariales o know-how, los diseños o la reputación empresarial. 

Hay que tener en cuenta que se trata de un concepto en continua evolución en la medida en que las empresas desarrollan su actividad en un entorno cambiante y la tecnología hace que aparezcan nuevos activos que se suman a la lista de los bienes inmateriales. Así, en los últimos tiempos se han incorporado nuevos elementos como el talento humano o activos digitales provenientes de tecnologías emergentes, como por ejemplo los algoritmos de la inteligencia artificial.





    Diferencia entre elementos tangibles e intangibles en el ámbito empresarial

    Los elementos tangibles de una empresa son todos aquellos bienes que adoptan una forma física y son fácilmente cuantificables. Dentro de esta categoría podemos encontrar los edificios y terrenos, la maquinaria, los vehículos, los bienes que produce y, por supuesto, sus activos financieros.

    Como hemos visto, los elementos intangibles no adoptan una forma física pero, al igual que los tangibles, tienen valor económico, aunque son más difíciles de cuantificar. Normalmente los bienes tangibles están más expuestos al deterioro por el paso del tiempo, mientras que los intangibles suelen perdurar más.

    Ambos forman parte de los recursos financieros de una empresa y su peso se ha ido equilibrando en los últimos años. Es importante tener en cuenta los activos intangibles en la estrategia fiscal de la organización, ya que existen incentivos y deducciones fiscales relacionados con este tipo de elementos. En estos casos, es recomendable contar con ayuda especializada. Si quiere saber qué es una asesoría fiscal y cuáles son sus funciones, puede consultar este artículo de nuestro blog.

    Importancia de la protección de activos intangibles

    Con la evolución tecnológica los activos intangibles han ganado en importancia. En la economía del conocimiento en la que el liderazgo tecnológico juega un papel cada vez más relevante, la protección de los activos intangibles se erige como un elemento clave para el futuro de las empresas.

    Valor estratégico de los activos intangibles en el crecimiento empresarial

    Los elementos intangibles son un valor fundamental en la competitividad y posición de las empresas frentes a sus competidores. Los empresarios son plenamente conscientes del valor estratégico de estos activos para maximizar el potencial de crecimiento de sus negocios, y también de lo que podría suponer su pérdida, por lo que su protección se ha convertido en una pieza más dentro de las estrategias empresariales.

    Riesgos y amenazas para los activos intangibles

    La protección intelectual, la reputación empresarial o el conocimiento técnico forman parte del corazón de una empresa y cualquier daño o usurpación puede causar problemas importantes a nivel económico y legal. Por ejemplo, es evidente el daño que podría causar a una empresa que otra comience a utilizar su marca por no haberla registrado correctamente o que la competencia copie alguno de sus productos al no haber patentado una tecnología propia.

    La pérdida del valor que diferencia a una empresa frente a la competencia, el deterioro de la reputación, la desconfianza por parte de los clientes, los problemas legales y, por supuesto, la disminución de ingresos, son algunos de los riesgos a los que se puede enfrentar una organización si no protege sus activos intangibles adecuadamente.

    Cuenta contable de patentes y marcas: registrando y protegiendo tus activos

    Para conocer la salud de una empresa y poder tomar decisiones informadas, la contabilidad es una herramienta primordial. En la cuenta contable se registran todos los movimientos económicos de una empresa, los ingresos y los gastos, así como los activos y los pasivos. Como activos no físicos, los elementos intangibles también deben registrarse en la cuenta contable.

    Reflejar los elementos intangibles facilita su control y protección, así como la medición de su rentabilidad. En este sentido, los servicios de gestoría internacional pueden ayudar a llevar un registro actualizado, además de a optimizar la factura fiscal.

    Importancia de la contabilización de patentes y marcas en el balance de una empresa

    Registrar las patentes y las marcas adecuadamente es fundamental para la actividad empresarial y, como tal, deben contabilizarse y registrarse en el balance de una empresa. Asegurarse de que otras personas u organizaciones no hacen un uso indebido de estos activos es clave para evitar perjuicios que pueden afectar al futuro de la empresa. Su contabilización en el balance empresarial ayuda además a tener un control sobre ellos.

    Como activos de una empresa, las patentes y marcos contribuyen a dar valor a una empresa y, por tanto, pueden ser elementos sustanciales en posibles compras u operaciones empresariales, constituir una garantía para inversores o de cara a la solicitud de préstamos. En definitiva, incluir en la cuenta contable las patentes y marcas ayuda a potenciar el valor de la empresa en el mercado.

    Proceso de registro y protección de patentes y marcas

    Las marcas y patentes deben registrase ante un organismo público. En España debe hacerse en la oficina España de Patentes y Marcas, pero es importante tener en cuenta que su ámbito de actuación se circunscribe al territorio nacional. En caso de requerir una protección territorial más amplia deberá hacerse el registro en el organismo competente.

    Un aspecto relevante es quién figura como titular de las marcas y patentes, ya que en ocasiones son registradas a nombre de una persona física, lo que puede ocasionar problemas en el futuro. En el caso de las patentes es necesario considerar que la duración habitual es de 20 años.

    elementos inmateriales de una empresa

    ¿Qué son los bienes intangibles y cómo protegerlos?

    En general los términos activos y bienes intangibles se utilizan como sinónimos, y se refieren, como hemos visto, a los activos no materiales que no adoptan forman física, pero que tienen un valor económico y estratégico para la empresa. Por su importancia y para evitar el daño que podría suponer su pérdida o deterioro, es recomendable diseñar y poner en marcha estrategias de protección.

    Definición y ejemplos de bienes intangibles en el contexto empresarial

    Como hemos comentado, habitualmente se utilizan de manera indistinta las palabras bienes y elementos para referirnos a este tipo de activos no físicos, pero en algunos casos hay un pequeño matiz que diferencia ambas expresiones.

    ¿Qué son los bienes intangibles? La expresión bienes intangibles de una empresa hace referencia a los activos inmateriales más concretos, como la marca, las patentes o las licencias, mientras que el concepto de elementos intangibles se reserva para los aspectos más abstractos, como la reputación empresarial, la experiencia de los trabajadores o la cultura de la organización.

    Estrategias para la protección y valoración de bienes intangibles

    Cada vez son más las empresas que cuentan con planes integrales para la protección y valoración de los bienes intangibles. Defender los activos intangibles de posibles daños o injerencias pasa, en primer lugar, por identificar cuáles son y valorarlos. Es importante, además, mantener actualizado el registro de los elementos intangibles por la posible repercusión que pueden tener en el valor y actividad de la empresa.

    Posteriormente, es recomendable elaborar un plan de protección de los activos intangibles que permite que puedan ser usados para maximizar su rendimiento, así como garantizar su seguridad. En esta estrategia se deberán tener en cuenta aspectos legales, como la renovación de licencias, o posibles límites temporales en el caso de las patentes, por ejemplo, y protocolos que establezcan qué hacer en caso de amenazas o daños. 

    En definitiva, los activos intangibles son elementos clave en las empresas, especialmente en una economía basada en el conocimiento, la tecnología y la innovación. Por ello, su protección es muy importante para garantizar el desarrollo de la actividad empresarial, mantener y fortalecer su posición frente a la competencia, y potenciar el valor de la organización en el mercado.

    CATEGORÍAS





      RECIENTES
      Abrir chat
      ¿Le podemos ayudar?
      Hola👋

      Le ofrecemos una consultoría de 30 minutos GRATIS con un especialista. Déjenos su mail o teléfono y le enviamos pdfs con información exclusiva